Atardecer

La voz del sol, contraída en el último bostezo de la tarde, se derramó en sombras. Sobre sus espaldas podía presentirse el cauteloso murmullo de la noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *