La lámpara de la memoria

Sentada sobre los puntos suspensivos de la despedida, miraba los renglones de esa relación sin retorno. Atravesó los márgenes del silencio y pudo sentir el eco de las palabras muertas. 
De pronto, en el vértice de una página vacía, la lámpara de su memoria iluminó el recuerdo y las voces, que se habían quedado mudas, ascendieron desde el abismo del miedo.
Se puso de pie, caminó sobre el borde de la duda y atrapó entre sus manos un luminoso punto final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *