Ruptura

Se habían ido. Las maderas conservaban el calor de sus cuerpos y guardaban las palabras que ninguno de los dos había pronunciado. Un poco más abajo, los adoquines se liberaban del peso de unos pies que arrastraban las cadenas de un amor prohibido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *