Silencio fecundo

Emergieron en un instante húmedo, hundieron sus palabras en la fecundidad de la tierra y avanzaron provistos de una lengua desconocida, nacida de las gotas de lluvia y del silencio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *