Sueños

Los sueños, amasados con barro, rodaban hacia la meta. Allí, en ese punto escondido en el horizonte, levantaban vuelo y se dejaban mecer por el viento de la ilusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *