Danza de sombras

Una danza de sombras dialogaba con las ramas. Por encima, como si estuvieran conectadas por hilos invisibles, eran las propias ramas las que guiaban ese baile elástico, con el ritmo de la savia. Por debajo, las sombras reflejaban con sus movimientos el ánimo del árbol y se convertían en un espejo de sus emociones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *