Despedida

Pude ver en sus ojos una canción de despedida. Ahora que llevo sobre mis hombros el peso de sus lágrimas y que percibo su sombra detrás de esas ventanas, me atrevo a avanzar en busca de respuestas.
Sin embargo, ni bien mis pasos se alejan de su mirada, me invaden las preguntas.
Camino en los senderos del tiempo, dejo atrás el pasado y viajo a un futuro incierto. Descubro entonces que, justo en el punto donde sus certezas confluyan con las mías, será imposible encontrarnos.
Tal vez por eso, sus ojos cantaban una despedida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *