Dos sombras

El agua del recuerdo hacía sentir su presencia. Corría por debajo de la tierra de nuestra memoria y se infiltraba en el sonido de otros tiempos. Quizás, esa caricia líquida, enredada en las raíces de una historia compartida, nos mantenía de pie, uno junto al otro, como dos sombras en el paisaje cotidiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *