El camino

Sobre el camino latían las huellas de aquellos que arribaron a la meta. Desde allí, en ese punto inmóvil en el que todo parecía terminar, podía emprenderse el regreso para no olvidar el latido de las huellas, para retornar al anhelo de alcanzar una meta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *