Espinas que hablan

Todo lo que había callado se había convertido en espinas. Delgadas, punzantes, libres, como si en su interior durmiera tan solo deseo de hablar, como si las palabras guardadas se manifestaran a pesar del silencio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *