Figuras escondidas

Entre las ramas, disociados en los huecos del follaje, habitan los ojos que, alguna vez, recorrieron el cuerpo de esos árboles. Tal vez por eso, las hojas imaginan rostros, sin ojos, sobre los bordes de esa copa oscura, en los límites del cielo. Solo hay que saber mirar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *