Instantes

Ese instante, corrido apenas de las aguas de la vida, guardaba en sus gotas silenciosas una pincelada de felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *