Invierno

En el centro del invierno, los árboles hacían silencio y guardaban las palabras en su vientre oscuro. Desde allí, se preparaban para emerger en yemas vitales, tímidas voces de la próxima primavera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *