La curva

Todavía te buscaba. Veía a tu cuerpo desvanecerse en el vacío del recuerdo, pero seguía avanzando. Adelante, en esa curva en la que se escondía un universo de posibilidades, podía adivinar tu presencia, tan solo un espejismo de mi deseo de encontrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *