La mentira

Una conversación, suspendida en el aire, retenía los colores de ese espacio en el que ambos habían mentido. Sobre el banco, aprisionada en el cemento, la verdad estiraba sus brazos y se preparaba para alcanzarlos en esa mirada que ellos se habían negado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *