La voz del sol

El sol estiraba sus brazos y buscaba en la tierra las palabras que el día había ocultado. Después, las guardaba entre sus dedos de fuego y las iluminaba para soltarlas, claras, en el cielo nocturno, convertidas en estrellas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *