Lavar la pena

Su pena se escurría, gota a gota, atravesando los pequeños orificios que la conectaban con otras penas, lejanas y diversas. El grifo de su memoria permanecía abierto y dejaba que las aguas del tiempo se llevaran las lágrimas atrapadas en sus recuerdos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *