Magia natural

La brisa expandía las voces, apenas un susurro que acariciaba la superficie del agua y arrastraba palabras cargadas de clorofila, atrapadas en los márgenes para fundirse con el cielo, pintado por los anhelos del aire. Solo así la magia del paisaje era posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *