Naturaleza espejada

El agua guardaba las palabras. Viajaban con ella en su cuerpo líquido. Rozaban los márgenes, acariciaban la tierra, bordeaban los silencios para dar vida a un lenguaje secreto, reflejado en ese cielo que se había convertido en un espejo del agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *