Pintar el cielo

Se entregaba al abrazo de la Tierra, tan de barro, tan de agua, suspendido en las manos del viento. Aspiraba sus átomos y se hacía parte de sus secretos. Solo allí estaba la abundancia y quizás por eso había logrado pintar un cielo nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *