Un tren de regreso

Deseaba encontrarte. Regresar al pasado y verte subir al tren, aunque sea por última vez. Te busqué entre mis recuerdos, que también eran los tuyos. Camine sobre esa foto, la última que nos mantendría unidos en la historia compartida.
Te dibujé un rostro nuevo, no el de aquella tarde en que te llevabas una mentira escondida en un secreto. Te pinté con las palabras que no supe decirte para detenerte, para que al menos así, pudieras elegirme.
Hace un rato, cuando te vi bajar del tren, me perdí en esa mirada triste que cargaban tus ojos, como si el peso de la mentira no te dejara avanzar.
Me puse de pie sobre esa foto del pasado en la que mi vida se había detenido y te dejé allí, quieto, sin rostro, para tomar el primer tren que me alejara para siempre de mis recuerdos.