Río de palabras

El río tenía cosas para decir. Sus palabras fluían apuradas desde una boca antigua, donde aprendían el camino que debían recorrer. Un sonido de voces curvas se fundía con los márgenes, sedientos de todo, necesitados de palabras, que se convertían en su único alimento.