Luces en la sombra

Se habían descubierto en el anhelo de la sombra. Sedientos, cansados, con el cuerpo latiendo la carrera que no habían podido continuar. Y, sin embargo, en ese límite del camino, sus manos se habían encontrado sobre la rugosidad de ese tronco, invitadas por la sombra, como si una caricia del destino los hubiera obligabo a avanzar hacia otra meta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *