Fotos viejas

Caminaba sobre la superficie de esa foto distante. Sus manos acariciaron el recuerdo, la infancia desplegaba sus alas y él era libre otra vez. Sus dedos, perdidos en la rugosidad de esos árboles, tocaron un tiempo viejo, rozaron horas dormidas y atraparon los sueños que se habían quedado allí, sobre aquel instante que su padre había capturado para siempre.