Palabras de tortugas

Había entre ellas un intercambio de palabras que yo no llegaba a escuchar. Sus voces imperceptibles se contaban vivencias de un tiempo de horas quietas, frío, en el que se perdían en un silencio obligado, adherido a la lítica textura de sus cuerpos.
Sus cabezas se acercaban, escama sobre escama, tan solo para perpetuar el lenguaje que las unía.