La boca de la noche

La tarde ardía. Entregaba sombras a la boca de la noche y recortaba las voces de los que se atrevían al sueño.
Un fuego silencioso quemaba los contornos del día, desdibujados en minutos ígneos, atravesados por los últimos rayos de sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *