Vuelos de barro

Sostenido por el barro del nido al que pertenecía, extendió sus alas y levantó vuelo. Todo sucedió en el momento justo, con el viento oportuno y el sabor de la distancia adherido a su pico.
Entre sus plumas, guardaba los recuerdos, pequeños fragmentos construidos por hebras vegetales y barro, que formaban parte de su esencia y aseguraban su libertad.