Crujidos,un lobo sin Caperucita

La verdad crujía bajo mis pies. Te vi llegar por el camino del bosque, dispuesto a todo. La piel por encima de tu piel, tus palabras buscando refugio, resbalando sobre mi miedo, detrás de la mentira que brillaba en tus ojos y el suelo crocante, alertándome en su lengua.
Te vi llegar por el camino del bosque y logré mimetizarme con los árboles, ellos y yo compartiendo la respiración de ese espacio mudo, justo cuando abrías tu boca y apurabas tu paso a mi lado, en busca de una presa.
Te vi llegar y logré leer el trazo de tus letras invisibles, que escribían tu esencia de lobo.
Te vi pasar junto a mí, confundido, lamentando el atajo del cuento que te dejaba hambriento, sin Caperucita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *