Racimo de voces

Los giros del tiempo confluyen en un punto inmóvil donde todo vuelve a suceder. Las verdades amanecen como hélices de viento, trombas de certezas se expanden en remolinos desde el revés de las circunstancias.
Las formas mutan, irreconocibles, en otros rostros y se repiten más allá, en un nuevo verticilo de la historia.
Voces sobre voces forman racimos de ideas superpuestas, las búsquedas y los intentos se convierten en saltos de trazos sutiles, apenas perceptibles en los mapas del destino.
Los giros del tiempo recrean los senderos de la historia, nos reconocemos en un espejo antiguo donde burbujean nuestras palabras enredadas con otras, sobre las raíces que nos constituyen y se reflejan más allá, en ese punto inmóvil donde todavía es posible el encuentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *