El reflejo

Se perdía en un viento de miedos, voces inconexas la arrastraban por una corriente sin fronteras y se ahogaba en un destino inventado. Por encima de sus ojos, más allá de los laberintos de su mente, descubría su rostro inmóvil. Sobre la superficie del agua volvía a encontrarse y se hacía parte del viento para detenerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *