Desencuentro

Me enredó en las prolongaciones de sus palabras, las palmas de mis manos tocaron los huecos de silencio para avanzar.
Ascendí sobre sobre el mutismo de la tarde, alargando mi voz para encontrar la suya, perdida en unas prolongaciones que caían, irremediablemente, en un hueco de silencios en el que volvíamos a desencontrarnos.