Apertura

Cerraba su boca. Los dientes apretaban el motivo, un desgarro de emociones se alojaba en su garganta anudada, justo donde la voz dormía sus formas.
Adentro sucedía la vida, célula contra célula chocándose en esa sangre que gritaba entre los intersticios de silencio.
Una palabra liviana logró abrir el candado, el rumor se volvió cercano, la voz por encima de la voz, la emoción liberada a través del candado, soltándose para expandir el sonido de aquello que permanecía guardado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *