Disposición

Avanzaba. Los ojos bien abiertos, el impulso enredado en sus patas, las alas dispuestas, listas para elevarse, y en el aire un zumbido monótono, como si fuera el eco de las voces que la esperaban en una colmena donde sucedía la vida, a pesar de la muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *