La hendidura

Logró atravesar los límites de esa hendidura que se había abierto entre los pensamientos, tan solo un hueco de incertidumbre en el follaje de su destino. Luces y sombras. El origen y la consecuencia entrelazándose sobre la continuidad del tallo que lo sostenía.
Paralizado por aquello que iba a dejar atrás, se aferró a la textura conocida.
Sus dedos resbalaron sobre las palabras y fue entonces cuando se descubrió del otro lado de sus pensamientos, libre, como un árbol que ha entregado sus hojas al otoño, para regresar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *