El último poema

Una poesía se escapaba desde el centro de esa flor en la que estábamos sumergidos. Los versos rescataban el aroma de cada pétalo y lo dejaban ir.
Entre las palabras invisibles que podíamos presentir, se deshojaba nuestra historia.
Cerca de los pies, veíamos caer nuestro último poema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *