Murmullo vegetal

Sobre el borde de su existencia envejecían las palabras que había guardado.
Olvidadas en delgados laberintos de nervaduras, se habían contraído hasta convertirse en silencio. Ese silencio seco que crecía lentamente sobre el borde de su existencia dejaba escapar un murmullo imperceptible, como si fueran palabras manchadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *