Aire para un recuerdo

Sobre la superficie de aquel cielo blando se hundía un hilo de su voz. El sol se empeñaba en iluminar el recuerdo, sin embargo, se hundía, como si desapareciera delante de los ojos que lo miraban, como si las palabras que ella escuchaba fueran nubes que convertían en aire su recuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *