Atrapar la luz, atrapar un sueño

La luz se deslizaba entre las ramas, como si quisiera manifestarse. Ella atrapaba con sus ojos las partículas que colgaban de las hojas, brillo por brillo, y construía con ellas un sueño dorado, como el que sostenía entre sus dedos, redondo y dorado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *