Canciones vegetales

Sobre la superficie de las hojas descansaba una música fresca, verde, que ascendía en círculos de clorofila y tomaba rumbos desconocidos.
Más allá, alguien recogía las notas y se fundía con esa melodía interminable.
Si uno prestaba atención, era posible escuchar su canto con olor a bosque, escondido en las nervaduras de cada hoja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *