Hechizo

Sus ojos se deslizaban sobre la superficie de la luna. Los labios buscaban palabras esféricas que los convocaban. Ella las pronunciaba despacio.Él las repetía , como un conjuro en la noche. Era allí, en ese punto del cielo y del tiempo, donde sus voces se reencontraban, donde sus cuerpos se materializaban. Después, volvían a desaparecer sobre los bordes de aquella luna llena que los había hechizado y se perdían en el silencio de la muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *