“Historias detrás de las puertas (XXIV)” Los grillos

La música brotaba de sus cuerpos como un quejido y, sin embargo, no era pena lo que sentían. Se trataba de una protesta tímida nacida de sus entrañas, un intento, una búsqueda detrás de esa puerta que los separaba.
Sus ojos se encontraron en el aire de la noche sobre ese manto de oscuridad que los cubría, sobre el sonido de esa canción que los convocaba. Las miradas se cruzaron por encima de sus miedos, justo en el lugar donde nacía ese sueño compartido. El viento replicó las voces, los grillos cantaron. La música atravesó las rejas que los separaban.
Fue un beso breve, como un quejido por encima de la pena, como un silencio donde nacen las palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *