Abrazo

Era en ese abrazo, en cada uno de los puntos de contacto, donde sucedía el encuentro, piel sobre piel, aproximando la textura de las palabras guardadas en sus células.
Después, solo quedaba la huella de ese intercambio secreto, el rumor de las voces que permanecían en el aire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *