El salto

Se preparaba para saltar y, sin embargo, su cuerpo estaba atrapado en la quietud.
A pesar de esa atadura que le impedía dar el siguiente paso, se dejó llevar por el impulso y un instante después saltó para sumergirse en un sueño acuoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *