Límites en el horizonte

Recorría la redondez de aquella hora líquida. Buscaba límites en el horizonte mientras las olas absorbían los sonidos de su impaciencia. Proyectaba su sombra, un cardumen de emociones ascendía sobre superficie de noche.
Algo despertaba. Una determinación desconocida lo impulsaba a avanzar, como si no fueran necesarias las palabras.
Suspendido en ese punto luminoso se dejó llevar por la corriente.
En la redondez de aquella hora, amaneció el amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *