Vacío de palabras

Nuestras voces se acomodaron en el hueco, una sobre la otra. Necesitaban dar comienzo a esa conversación pendiente, colgada en las hojas, que permanecía suspendida en el aire, como si no fuera necesaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *