Caricias

Escribía sobre su piel. La punta de los dedos dejaba caer palabras lisas, como hilos de un líquido desconocido que disolvía y arrastraba los silencios. En ese movimiento de voces invisibles descubría sus secretos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *