Eternidad

De su pico emergía una melodía transparente, como de cristal, que se pegaba a las hojas y convertía en música el presente y el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *