“Historias detrás de las puertas (XXVIII) ” Las medusas

La niebla levitaba desde hacía tiempo alrededor de la puerta. Aún cuando el sol brillaba, se extendía como un muro detrás del otro, que permanecía en silencio. Me intrigaba, quería saber, conocer lo que había detrás, olfatear el misterio y degustarlo.
Aquella tarde, justo en el momento en que preparaba la cámara para tomar la fotografía, las presentí por primera vez. No hubo foto. Los tentáculos de las medusas se alargaron para detenerme, como si se negaran a ser descubiertas.
Las vi asomarse detrás de las cortinas. Después, una masa informe y gelatinosa avanzó sobre mi cuerpo para sumergirme en las aguas del miedo, hecho de olas de silencio. Quise avanzar pero no pude. Grité y callé.
Sentí caer sobre mi piel el veneno de la duda, sus células urticantes dispararon y me paralizaron en un segundo oscuro.
A mi alrededor vi los rostros de otros, de muchos otros que, agobiados como yo, buscaban la salida de esa película que atravesaba la niebla y nos cubría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *