Despertar

Despertaban. Las miradas frescas, la abundancia multiforme, las voces escondidas, los sonidos guardados, los aromas necesarios y los vientos dormidos.
Despertaban las gotas diminutas, los colores invisibles y el cántaro mudo, que abría su boca después de tanto tiempo, como si de pronto hubiera necesitado expresarse.
Despertaba la naturaleza toda y a pesar del silencio, podía escucharse una canción nueva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *