El lenguaje de la pena

La pena tenía su lenguaje, se expandía en palabras secas, en diminutos puntos sin voz que se aferraban a la superficie que los contenía.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *