El lenguaje de la pena

La pena tenía su lenguaje, se expandía en palabras secas, en diminutos puntos sin voz que se aferraban a la superficie que los contenía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *